Las rigurosas normas que regulan los procesos de acreditación no provienen de la UCM ni del RCU, sino de la Conserjería de Educación de la Comunidad de Madrid.